Latest

Espe y Nacho, o cuando lo de la ‘presunción de inocencia’ se vuelve así como difícil…

Soy un inflexible defensor del Estado de Derecho, la presunción de inocencia y las garantías judiciales, pero esto, no es que huela, es que… Me cuesta, me cuesta.

Desearía vivir en un país en el que existiera el concepto de responsabilidad política, pero entre tanto, habrá que esperar a los tribunales. Hala. Disfrutad de los emails.

1387403931_559022_1387404254_portada_grande

Foto tomada de El País

Una historia de dragones, torneos y corrupción [eldiario.es – 8/1/2012]

Esta fue la forma que encontré de procesar el horror y la violencia que me causó el asesinato en el Madrid Arena de cinco chicas que se fueron de fiesta y que, entre otras muchas causas, debido a la incompetencia y corrupción de nuestros gobiernos, nunca volvieron a sus casas y sus familiares.

Disfrutadlo.

Una historia de dragones, torneos y corrupción
[tomado del blog #Interferencias de eldiario.es – 8/1/2012]
por Stéphane M. Grueso

Os voy a contar un cuento.

Érase una vez, en una galaxia muy lejana, un país muy muy bonito que llamaremos Espelandia. En este país todo era felicidad y armonía neoliberal, y reinaba con mayoría absoluta la Princesa Botllecup.

En Espelandia se iba a celebrar un torneo por los festejos de Las Idus de noviembre y la Princesa Bottlecup estaba ocupadísima contando peras y manzanas, cosa que hacía casi todo el año, así que se ocupó de organizarlo todo el Senescal del Reino (que es como el vice-rey).

En el Reino había una serie de espacios públicos que se solían ceder o arrendar a empresas privadas que bajo unas estrictas normas de uso podían hacer uso de los mismos. Estas normas eran de seguridad, como no aparcar más de tantos caballos en las cuadras, higiene: El heno para los dragones de tal y cual calidad… Normas fiscales: la empresa debía estar al corriente del pago de los impuestos reales y los diezmos de la iglesia, etc… Y normas de uso de dichos espacios: En el lago, sólo canoas, los dragones únicamente podrían hacer luchas de fuego en invierno y cosas de estas.

Pues llegó el mes de Noviembre y con él la fiesta de las Idus y para ello una conocida empresa, de nombre “Que-Te-Meto Festejos S.L.” de un conocido ’empresario de la noche’ consiguió un suculento contrato para la celebración del tradicional Gran Torneo de Dragones, evento sin par en la ciudad y en todo el Reino. Y con la empresa llegaron las subcontratas y subcontratas de subcontratas. Con un Jefe de Armas encargado de la seguridad del torneo con antecedentes menores como apuñalar a un soldado del rey hace unos años.

El torneo se iba a celebrar en el #TorneoArena, que era un espacio público del reino y que iba a ser cedido a la empresa bajo unas estrictas condiciones, todas recogidas en un contrato. Nada que no se haya hecho mil veces ya, y todos contentos. “ Todos ganamos”  Se cerró el trato y se brindó en palacio, gritos y vítores: JAJAJA “ ¡Muy liberal todo!” La princesa Bottlecup no entendía muy bien de que se hablaba pero le parecía todo bien porque de pequeña le habían enseñado a portarse bien en la mesa, y a decir que sí, y claro, que al fin y al cabo ella era mujer, y sabía bien cual era su sitio.

El Senescal se encargaría de todo. Ella, a sus peras.

Caballero-dragon_EDIIMA20121108_0319_5

Y Llegó el día del torneo. Era una noche maravillosa. El #TorneoArena lucía bellísimo, lleno de antorchas y engalanado para la ocasión. Algunos comensales comentaban que parecía que había mucha gente. Más que otros años. “ No puede ser, el aforo está numerado”. Se dijeron algunos. “ Confío en la organización, cuidan de nosotros“, dijeron otros. Fue entrando más y más gente y el espectáculo comenzó. Todo iba bien. La noche divertida. Las luchas, mejores que nunca. Los caballeros y dragones dándolo todo y con unas coreografías novedosas, las espadas y armaduras más brillantes que nunca y con muchos estrenos para la ocasión. El público estaba enloquecido.

Y llegó el momento cumbre de la noche. La actuación estelar. ‘ El Caballero de la Gaviota’ contra ‘ El Temible Dragón de la Elipa’. Estaban los dos todavía esperando tras el telón fumando y hablando los últimos detalles de la coreografía cuando ocurrió todo.

Un ruido, griterío y gente corriendo en todas direcciones. El Dragón declaró más tarde que él ni se enteró y la fiesta siguió su curso hasta altas horas de la madrugada. El Caballero estaba tan impresionado que no paraba de lloriquear. Resulta que en uno de los accesos a la platea principal una serie de mozos y mozas habían formado un tapón humano en un pasillo intentando acceder para ver su actuación, y cuatro jóvenes damiselas habían fallecido atrapadas en la marea humana. Una tragedia, un desastre. ¿Cómo había podido pasar ese “accidente”… como rápidamente empezaron a llamarlo el Senescal, la Princesa, los miembros de la empresa y prácticamente todo el mundo?

Pues lo que había pasado era fácilmente explicable.

Codicia.

Y robo.

Mucho dinero público y privado que se “ha quedado por el camino”.

Una empresa que no podía hacer contratado con el reino.

Más entradas vendidas de las permitidas.

Menos personal que el necesario.

Personal sin la formación necesaria y adecuada.

Personal mal pagado.

Personal sin asegurar…

Os lo cuento en términos más concretos: Lo de siempre, en vez de 100 mozos de caballería sólo estaban trabajando en el torneo 10 y en vez de 50 maravedís solo cobraban 5. Y no estaban dados de alta en la Oficina de Recaudación del Reino, con el correspondiente fraude a las arcas reales. Al dinero de todos.

¿Y el resto del dinero tanto público como privado (de las entradas que ha pagado el pueblo que asistió), donde se ha quedado? Porque alguien ha pagado por poder “usar” esos 100 mozos de caballería… ¿Ah? Esa es la pregunta…

¿Y la responsabilidad de lo que ha pasado porque esos 90 mozos de caballería que faltaban no estuvieran en su sitio?, ¿controlando ESE pasillo, tal vez?

Esta es la doble cuestión de esta tragedia, porque esto no es un accidente, es una tragedia. En este caso tenemos que lamentar la irreparable muerte de cuatro damiselas del reino y el robo de dinero público y privado.

En este caso tenemos las muertes, terrible.

Pero, ¿Cuántas otras veces no nos habrán robado ese dinero, insisto público y privado? En cuantos otro torneos no habremos estado en peligro por la codicia de Senescales y Princesas? ¿Cuánto dinero tan necesario para los servicios sociales del reino no estará ahora en el bolsillo de algunos de estos?, me pregunto.

Pero no pasa nada, amigos, porque en Espelandia esto ha sido un accidente y ÉSTA ha sido la única vez que ha habido un accidente. Y este tipo de problemas no pasa nunca. En NINGUNA OTRA ocasión se han vendido más entradas para un torneo de las que permite el aforo, ni se ha traído un dragón con la ITV caducada… Por otra parte, el #TorneoArena es el ÚNICO espacio del reino que se ha cedido a la gestión privada de empresas con este descontrol, y NUNCA ANTES ha habido menos personal del necesario en un evento…

Y mientras tanto, la Princesa seguía contando y contando y estaba a punto de llegar a las 100 manzanas pero se equivocó con una pera, y tuvo que volver a empezar. Se enfadó mucho, pero empezó de nuevo pacientemente. Es una tarea importante ésta, la de contar peras y manzanas… Más tarde declararía que durante todo el conteo, “ni un solo minuto dejó de pensar en el ‘accidente’ acaecido en el torneo”.

Salud!

 

p.s. Voy a poner un pequeño DISCLAIMER como los compañeros del blog SINSENTIDOCOMUN: (ya nos gustaría que) todo esto (fuera) es ficción.

p.s.2 Espero que os haya gustado, pero mejor ficción hacen nuestro políticos y representantes. Qué vergüenza. Me ha horrorizado leer que el ‘accidente’ del metro de valencia con 45 muertos se saldó también sin ninguna responsabilidad  política. Sin ninguna dimisión. Aquí no dimite ni el Tato, oiga.

p.s.3. A veces, deseo que exista el infierno ese del que tanto hablan. Porque como de verdad exista, difícil que muchos de los protagonistas de estas historias no acaben allí en la zona VIP.

 

La foto es un tuneo sobre una foto del dragón de la Elipa de Hugo Martínez Abarca (usada con permiso del autor) y una de una armadura de Edenpictures CC-BY.

DigoDiego o los políticos y el twitter

Hoy ha habido una conmoción en la fuerza de la política y las redes. La Fundación Civio, gente a la que no puedo más que admirar, han sacado una nueva herramienta de nombre Digo Diego, y con esta pinta:

Screen Shot 2013-12-18 at 14.41.41

La herramienta se encarga de capturar tweets que publican nuestros representantes y que son borrados posteriormente. Estos tweets son archivados y representados en la web. La web los segmente y representa por partido y/o cargo. Ni más ni menos. Ni más ni menos. Este desarrollo está basado en la web norteamericana Politwoops.

Este estreno ha traído una acalorada discusión en las redes, algunos problemas de sobrecarga del servidor que acoge la web, e incluso un post de César Calderón, experto en redes, Open Government y tecnología próximo al PSOE, donde comentaba la web, y la criticaba entendiendo que iba a perjudicar a la espontaneidad y la inmediatez de los tweets de nuestros representantes, en el sentido que estos, al saberse ya permanentemente documentados para la posteridad iban a autocensurarse, supongo. Cosa que en cualquier caso ya pasaba más o menos por cierto, con la celeridad de la comunidad capturando pantallas y con Favstar y otras herramientas.

Yo no puedo más que saludar este nuevo desarrollo y aprovecharlo para volver a reivindicar uno de mis temas del abuelo. Uno de esos temas de los que hablo una y otra y otra vez: la realidad en la política. El ciudadano está harto de teatros, de convenciones, de esperpento. Queremos políticos que sean personas, que se equivoquen. Y que corrijan.

¿Qué problema hay que un político meta la pata en un tweet? A mí me pasa de vez en cuando. Estoy deseando leer un tweet tipo: “Lo siento, me he calentado. En realidad opino que bla bla bla. Diría que no volverá a pasar pero mentiría…” o algo así después de una metida de pata de las que hay. UN POCO DE REALIDAD. por el contrario, se nos siguen (intentando) ocultar. Haciendo como que no existen.

Yo soy el primero que soy capaz (o no soy capaz pero lo hago…) de tener tres ventanas abiertas más la radio mas… y estar trabajando, y NUNCA un político en el congreso al que se le haya escapado un tweet tipo: “Felicidades, has hecho 523355 puntos en BOOBLE SHOOTER” en mitad de una sesión va a reconocer: “Mira, llevo aquí 12 horas y necesito desconectar 15 minutos“, o “Puedo hacer dos cosas a la vez“, o…

Al primero que lo haga, me temo que nos lo cargamos, claro. Pero tal vez sea el camino. Desde luego, se ganaría mi respeto.

A esto le sumaría el problema, y aquí le lanzaría un ‘ping’ a César, de que nuestra clase política no acaba de comprender que las redes sociales son algo más que un medio barato y rápido de lanzar propaganda. Donde su mensaje se puede multiplicar de una forma exponencial y llegar a mucha gente de forma casi instantánea…  Amigos, lo bueno, de hecho, lo que hace que las redes sociales sean redes sociales es que son de dos direcciones. La comunidad os puede responder. Os va a responder. Y debéis estar ahí, que para algo sois nuestros representantes. No se trata solo de escupir propaganda. Son útiles, claro. Baratas. Ya ves… No podéis prescindir de ellas. Pero tenéis que atenderlas y dialogar. Tenéis que exponeros, equivocaros, aprender… Vamos, lo normal.

Bueno, resumo que me lío y me enrollo.

  • Digo Diego, bien.
  • Los tweets, sólo son eso: tweets, y no pasa nada si te equivocas en uno, aunque seas político. Eso sí, reconocerlo y comportarte de una forma normal, algo ayudaría.
  • Y las redes sociales son eso: redes sociales.

Disculpad lo desordenado de este post. Salgo de viaje y no quería dejar de opinar. Es lo que tiene internet y las redes sociales: nos pone al mismo nivel a Mariano Rajoy, la Fundación Civio, César Calderón o a mí. O a ti, vaya. Que abajo puedes comentar. 😉

Salud!

 

 

La policía se va de compras…

En el Boletín Oficial del Estado de hoy, la última compra de la policía, atentos:

Screen Shot 2013-12-16 at 08.33.08

Sí, amigos, medio milloncito de euros del dinero de todos en un camión “carrozado como lanza agua“. Parece que al final no hay tanta fe en las multas de la Ley de Seguridad Ciudadana que todo lo van a resolver.

 
Aquí el anuncio completo en el BOE:
 

¿Por qué no le escribes al Alcalde de Alcalá de Guadaira?

Anoche llegué a casa y me encontré con esta noticia:

Screen Shot 2013-12-15 at 13.08.31Screen Shot 2013-12-15 at 13.08.46

Aquí la noticia entera en El País.

Llegué a casa de una “cena de parados” como a las 3 de la madrugada, tras la movilización de #RodeaElCongreso. Los disturbios y las cargas y palos policiales que no vi (pero que según todos los relatos, fotos y vídeos fueron  desproporcionados, una vez más, y van…) ya me habían jodido la noche. Creo que me quedé como una hora ante el ordenador mirando la noticia esa sin saber que hacer. Al final me acosté impresionado y medio lloriqueando. Una vez más, y van…

Bueno. Esta mañana me he levantado y he decidido hacer una cosa de esas que no sirven para nada. Pero vaya, yo soy así: vamos a escribir al Alcalde de la localidad de la noticia y compartir impresiones, siendo los Servicios Sociales competencia del municipio.

Afortunadamente es fácil, la web del Ayuntamiento de Alcalá de Guadaira tiene un formulario para contactar con el alcalde.

A lo mejor tienes tú también algo que decirle, ¿no?

Aquí os dejo el texto que le he mandado (bajo la foto, el texto completo). Sí, ya sé, no sirve de nada, no ayuda a los tres fallecidos, pero, ¿qué queréis que os diga? No puedo quedarme sin hacer nada y no se me ocurre nada mejor.

Carta_Alcalde_alcalá

Estimado alcalde, no sé a qué partido político pertenece ni me importa. Anoche, al volver a casa me encontré con la siguiente noticia:

“Mueren tres miembros de una misma familia por una intoxicación alimentaria.
Los fallecidos son dos adultos y una adolescente en Alcalá de Guadaíra que se alimentaban de comida caducada, según fuentes de la investigación. Otra menor está hospitalizada”

(Aquí todos los detalles, aunque supongo que ya los conocerá: http://ccaa.elpais.com/ccaa/2013/12/14/andalucia/1387046391_569165.html)

No le puedo describir el horror, pena, frustración, asco… incluso odio y violencia (interna, afortunadamente) que me generó el leerla. El pensar en esas personas, QUE EN PARTE SON SU RESPONSABILIDAD,alcalde, y que ya no están entre nosotros. Esa noche venía yo de una reunión de amigos. Había estado antes en la concentración de nombre #RodeaElcongreso, precisamente protestando y luchando por un mundo -algo- más justo. No sabía yo que esa protesta de ayer era también en concreto por luchar por un mundo,en este caso un país donde no nos maten directamente. Usted es la cabeza de la asistencia social de su municipio. Leo que ya, rápidamente, una tal Miriam Burgos ha declarado que: “la familia residía en Alcalá desde hacía algunos años pero no era usuaria habitual de los servicios sociales de la ciudad, aunque este año en el mes de octubre el padre (el hombre fallecido de 61 años) solicitó el salario social”. Mire alcalde: ME DA IGUAL. Usted, su corporación, la Diputación, la Junta, el Gobierno, son corresponsables de esas tres muertes. A ver si se cree que ser alcalde es sólo presidir Plenos y desfilar detrás de la patrona del pueblo o lo que hagan en Alcalá. Así que, Sr. Gutiérrez Limones, que sepa que en esas tres muertes, que son asesinatos, o por lo menos homicidios, yo, le considero en una pequeña parte corresponsable. Puede ser una parte muy pequeña y una conexión muy lejana, pero alcalde, es responsabilidad suya. Y les ha fallado. Y están muertos.

Acabo. No tengo ni idea a que partido pertenece y como ‘antisistema’ que se supone que soy me permito suponer que lo único que el importan son los votos que pueda recibir en las próximas elecciones municipales. Pues Sr. Gutiérrez Limones, no se los merece. Dimita, váyase. Y si cree en algo, pida perdón, porque vamos, si yo como simple ciudadano me siento culpable y corresponsable de la muerte de esas personas, no me quiero ni imaginar usted.

Buen domingo.


[Editado 14h01]

Sigo sin saber de qué partido es este señor y me da igual. Y sigo haciendo amigos. Ahora, la Presidenta de la Junta de Andalucía, PSOE.

Carta_Presidenta_Junta

 

 

 

Tenemos miedo pero seguimos [diagonal – 10/12/2013]

Mañana es 14D. Nueva convocatoria de #RodeaElCongreso o como se llame. La verdad es que me da igual. Es CUALQUIER convocatoria contra la nueva Ley de Seguridad Ciudadana y entiendo que hay que estar ahí. En mi caso, en vez de a protestar, iré a contarlo, pero te invito que salgas a protestar. Iba a escribir un texto con los motivos, razones, motivaciones, etc.. para ello, pero los compañeros de Difusión en Red (15M, Madrid), lo han clavado, así que copio, pego, y suscribo todo lo que pone en este texto publicado hace unos días en Diagonal. No lo podría haber hecho ni dicho mejor.

Disfrutad.

__________________________________________________________________________

Tenemos miedo pero seguimos
No queremos volver al ‘gueto activista’, seguiremos apostando por la estrategia del desborde.

Uno de las imagenes con las que se difundió la convocatoria del Rodea el Congreso del 25 de septiembre de 2012
Uno de las imagenes con las que se difundió la convocatoria del Rodea el Congreso del 25 de septiembre de 2012

Cuando decimos que no tenemos miedo lo hacemos para empoderarnos, pero sí que lo tenemos. No somos inconscientes, tememos las multas y el duro horizonte de represión que se nos abre, pero sabemos que sólo juntas somos fuertes. La respuesta a la Ley de Seguridad Ciudadana no puede ser lo que ellos quieren que sea: esconderse, aislarse, volver al gueto activista pre 15M. No queremos reeditar esa espiral de oscurantismo que, además, no tiene fin: el Ministerio de Interior siempre podrá dedicar medios virtualmente infinitos para rastrearnos y desencapucharnos. Desde mayo de 2011 hemos salido ahí fuera y hemos aprendido que se está mejor siendo más, al aire libre, siendo cualquiera. Así que seguiremos apostando por la estrategia del desborde: ser multitud y tener la razón. Tomar los espacios públicos y generar un sentido común favorable que nos legitime, que eleve demasiado el coste político de aplicar sus instrumentos represivos contra nosotras.

La respuesta a la Ley de Seguridad Ciudadana no puede ser lo que ellos quieren que sea: esconderse, aislarse, volver al gueto activista pre 15MTenemos un segundo miedo mayor que el de pagar multas: que éstas acaben imponiendo la forma de hacer política que pretende el régimen de la Transición. Miedo a que nuestro miedo, el miedo de la gente precaria y el uso de la precariedad como chantaje, nos haga escondernos y abandonar los espacios y las prácticas que precisamente hicieron despertar su miedo, el miedo de la gente que nos quiere robar la posibilidad de vivir en democracia.

Por eso queremos seguir difundiendo y potenciando movilizaciones, denunciando los excesos que cometan las fuerzas del orden y visibilizando cualquier espacio que fomente la participación ciudadana, y tenemos claros los motivos: porque las instituciones que deberían representarnos no lo hacen, porque los derechos que deberían respetarse no se cumplen, y porque creemos que la participación ciudadana en los asuntos políticos que nos afectan es un valor que todo Estado que se haga llamar democrático debería fomentar, nunca reprimir. Lo haremos como venimos haciéndolo: utilizando la transparencia como arma legitimadora, la inteligencia colectiva y las prácticas que la potencian, y la desobediencia civil no violenta como forma de acción estratégica.

Queremos seguir experimentando: pensando juntas cómo burlar esta nueva ley, buscándole los puntos débiles con la ayuda de compañeras juristas, recurriendo en los juzgados y ante instancias internacionales de protección de derechos civiles y, sobre todo, imaginando repertorios de acción que sean irreprimibles. Las cientos de oficinas cerradas con el Toque a Bankia o el protocolo de escraches de la PAH escrupulosamente cumplido cuando visitamos los domicilios de diputados son ejemplos de que somos capaces de idear formas de protesta que sí consiguen irrumpir en la vida mediática, parlamentaria y empresarial sin apenas coste represivo.

Abrimos debate sabiendo que esto tiene que ser una actitud colectiva. Es una propuesta insostenible si no somos miles. Las consecuencias de la aplicación de esta ley pueden ser duras, pero también sabemos que si la dejamos pasar, si interiorizamos sus prohibiciones y estos niveles de represión se normalizan, será muy difícil revertirla. Y también que estamos en unas condiciones muy favorables para hacerle frente: una Policía cuya eficacia ponen en duda cada vez más jueces y ciudadanía, un Gobier­no deslegitimado al que Bruselas deja poco margen para gestionar sus instituciones zombies, un clima favorable a la movilización social y, sobre todo, enormes y generosas redes de apoyo mutuo que hemos tejido con especial fuerza en los últimos dos años y medio.

Que sí, que a veces tenemos miedo, pero cuando nos juntamos y gritamos se nos quita y cambia de bando.

Marta, Lucía, José y Pablo participan en Difusión en Red,
asamblea que gestiona redes sociales y webs del 15M en Madrid.

La Primera Ministra danesa está “Fuera del mercado”

Después del breve ‘affaire’ entre Barack Obama y la Sra. Thorning-Schmidt, Primera Ministra de Dinamarca durante el funeral de Mandela, ‘montado’ por la comunidad tuitera como una chanza y repicado por medios de comunicación en cuanto a esa chanza, vuelve la caspa.

Al centenario diario ABC no se le ocurre otra cosa que sacar hoy una página para glosar ‘las cualidades como mujer‘ o algo así, la verdad no lo entiendo muy bien, de la señora Thorning-Schmidt.

Me ha llamado especialmente la atención el siguiente titular:

ABC_1_12dic2013

Fuera del mercado. La Primera Ministra tiene dos hijas con el alto directivo británico Stephen Kinnock”

Que al leerlo, a mi se me traduce en al cabeza por este otro, algo más largo:

“Que coño hace esta tía jugando a presidir gobiernos en vez de criar niños y limpiar la cocina como es tradición y manda Dios… Menos mal que está casada -por la iglesia, suponemos- con un alto señor que es el que traerá la pastuqui a casa, así puede dedicarse ella en exclusiva a las tareas del hogar y a criar a sus hijas.”

 

Aquí tenéis la página entera del ABC del 13 de diciemrte de 2013. No dejéis de leer los dos pies de foto de la parte inferior de la página.

ABC_2_12dic2013

Bueno, debo de ser yo que no tengo la comprensión lectora necesaria. Ni la educación para la ciudadanía, claro.

 

Aquí tienes todos los posts de esta categoría.

El manifestante pasivo (y otros) [tomalaplaza.net – 11/11/2013]

Os traigo un texto de la Asamblea Popular del Barrio de los Austrias que me ha encantado. Trata un tema que está en el ambiente y con el que nos topamos las gentes que dedicamos parte de nuestro esfuerzo al activismo social: ¿sirven las manifestaciones para algo?.

En mi caso no voy a negar que ahora salgo a la calle menos que antes. Y muchas veces, no sé muy bien para qué. Lo hago por inercia, o por respeto o cariño a las personas o colectivos que sí van a salir. A veces no sé por qué o hago. Leed, amigos.

_______________________________________________________________________

Logo-Asamblea-Popular-Barrio-Austrias_EDIIMA20131111_0356_5

El problema no es solo el número de manifestaciones o la poca asistencia a ellas, va más allá.
La imposibilidad o dificultad de filtrar activamente la información empuja a las personas a optar por un filtro pasivo, es decir, dejar de informarse para pasar a ser informado.

En otras palabras:
Yo tengo mi criterio y tengo mi capacidad para informarme, pero aplicarlos al “crudo” de convocatorias es contraproducente pues para cuando hubiera tomado mi decisión informada y activa está ya estaría obsoleta. Además, informarme activamente y aplicar mi criterio no garantiza poder tomar una decisión, pues si soy serio en esto seguro que llegare a conocer varias convocatorias incompatibles entre sí pero igualmente aptas según mi criterio, ¿a cuál voy? ¿A la que vaya a ir más gente? En estas circunstancias si la gente decide informándose y con su propio criterio es impredecible saber a cual irán y/o probablemente se dispersen entre las múltiples opciones.

“Solución”: Si no hago nada, si no me informo, y me entero de una convocatoria será porque esa convocatoria esta “sonando mucho”. Si soy pasivo y una convocatoria consigue llegar hasta mí entonces debe estar pudiendo llegar hasta mucha otra gente. En definitiva, si no me informo el número de convocatorias sobre el que decidir mengua automáticamente, se vuelve más manejable y además puedo predecir cierta participación que me ayude a decidir.
Poco a poco se va abandonando la senda de ejercer nuestro criterio activamente informado para que finalmente sea la pasividad y la información bombardeada desde el exterior la que nos guíe hacia la convocatoria a la que “merece la pena” ir.

Éste es el verdadero problema, el que se esté empujando a la gente a ser sujeto pasivo, se esté desincentivando el informarse activamente y se esté dando como única alternativa el ser informado pasivamente.

Imaginemos que aun con este volumen de concentraciones la gente consiguiera informarse activamente. Probablemente la asistencia a las convocatorias sería aún más repartida, sería mucho más difícil conseguir esa foto de Sol lleno hasta la bandera que parece ser la obsesión de toda concentración, y sin embargo no estaríamos hablando continuamente de si la gente no da el paso de no quedarse en la mera manifestación, no nos quejaríamos de si las personas no son activas o criticas o no tienen visión global, pues cada uno de los asistentes, esté en la convocatoria que esté, se ha informado, sabe cuáles eran las otras problemáticas y, aunque obviamente no puede estar en dos sitios a la vez, sí que esta empapada del contexto global, está preparada para establecer sinergias, ve más allá de las 100 personas con las que esta manifestándose y sobretodo ya está situada en la mentalidad de ser sujeto activo imprescindible pues ha hecho valer más su criterio y el informarse activamente que la posibilidad de ir con la multitud, es decir, quiere ir a donde va ser más útil, no porque haga falta un número X de personas si no porque hace falta una persona que haga X y ella sabe y quiere hacerlo.

Por lo tanto el problema no es ni el número de convocatorias ni la asistencia a ellas, si no el modelo de manifestante que está generando y fomentando el movimiento. Un modelo de manifestante que para más inri se le ha dado el papel central y fundamental.

Asamblea-Austria-manifestacion3_EDIIMA20131111_0398_5

Mes a mes vemos como las distintas convocatorias se pelean por ser aquella que sobresalga en el bombardeo mediático y consiga ser la victoriosa en el filtro pasivo de este tipo de manifestante. Vemos metodologías y cuidadas campañas de comisiones de comunicación o grupos motores donde se hace hincapié en lanzar mensajes por las redes desde distintas cuentas, en conseguir trending topics, en generar un “zumbido” que atraiga al manifestante pasivo como la miel a las abejas…

Bienintencionadamente pensamos en llenar una plaza de manifestantes pasivos y luego hacer una dinámica que les ayude a dar el paso a hacerse activistas o al menos a tener un mayor sentido crítico, pero es un error total, esas campañas de comunicación, ese bombardeo mediático, esa pugna entre convocatorias buscando sobresalir y superar el filtro pasivo… es precisamente lo que crea al manifestante pasivo. Es como si se intentara curar a un enfermo dándole otra dosis de lo que le enfermo.

Y no solo crea a ese manifestante pasivo si no que le da su aprobación, su visto bueno, el movimiento convierte en protagonista a este manifestante pasivo mientras le complica la vida al que aun intenta informarse activamente.

Porque no nos engañemos, una cosa sí quita la otra. Cuando organizamos una campaña podemos creer que hablamos para ambos públicos, que tenemos un mensaje denso, un llamamiento a ese manifestante activo, sesudo y voluntarioso y que simplemente estamos añadiendo otra capa para ver si además conseguimos convocar al manifestante pasivo. Podemos pensar que no es incompatible, pero luego el bombardeo también se lo va a tener que comer el sujeto activo que con cada dosis no solo se va a sentir más apartado en favor del otro sino que le va a resultar más difícil perseverar en su tarea de informarse, y finalmente terminara claudicando y/o sintiendo mera desafección por la movilización en sí misma.

Entonces, ¿por qué si todo el mundo se queja de la saturación de convocatorias estas no disminuyen? Porque cuando pensamos en el problema de la convocatorias lo pensamos en el sentido de que no se aglutina gente, que no juntamos masa, que la gente se dispersa… y bajo esa mentalidad nos ponemos otra vez a pensar en la foto de Sol llena, nos ponemos a pensar en la caza del manifestante pasivo para que venga a llenarla, a despertar, a transformarse, etc., es decir, arrancamos una vez más el mecanismo que produce saturación de convocatorias, bombardeo asociado y manifestantes pasivos.

Cuando se trate el problema de las convocatorias hay que dejar a un lado lo de llenar las calles (ya se llenaron) y admitir que, primero, estamos fomentando un tipo de manifestante pasivo, segundo, estamos dándole nuestro visto bueno y nuestro apoyo con cada campaña de este tipo y tercero estamos arrinconando, desincentivando y hasta en algunos casos destruyendo el capital activo.

Asamblea-Austria-manifestacion2_EDIIMA20131111_0397_5

Añadimos algunas de las intervenciones que suscito este texto en dicha asamblea [la del 26 de octubre] y en la siguiente del 9 de noviembre:

– También existe el “manifestante critico”, un manifestante que se informa, que no se queda en la mera convocatoria pero que esta hasta el gorro de tanta manifestación, que ya no cree en ellas. Sigue acudiendo por empatía, por compromiso, por solidaridad con quien convoca u otros compas que van a acudir… pero ya no insiste a sus amigos, ya no redifunde, ya no intenta explicar a otros porque es importante acudir. No, ya no lo hace porque ya no cree en ello. Y muchos de los que aun vemos en las manifestaciones son este tipo de manifestante.

– Hay que aprender a decir “no”. A menudo no se ofrece un disenso u oposición cuando se propone una manifestación porque “¿cómo vas a estar en contra?”, pero hay que decir que “no”, esas personas que se van a pegar la paliza coordinando y tirando del carro de cara al día D deben saber la verdad: no quieres otra manifestación. Se les falta al respeto al dejarles continuar contando con unas fuerzas/apoyo que no hay.

– Tenemos que buscar alternativas. Cuando alguien diga “Hagamos algo contra los desahucios/recortes/etc ¡hagamos una manifestación” digamos “Espera, si, hay que hacer algo sobre ese tema, pero busquemos otra cosa”. El modelo de manifestación esta agotado, al menos por el momento.

– Hago pensar mucho más a un amigo diciéndolo que he ido a hacer un acompañamiento o a parar un desahucio, o que estoy participando en X iniciativa, que intentándole convencer de que venga a una convocatoria.

– (un compañero que ha vuelto a España tras 7 meses fuera) Veo que el clima dentro del movimiento ha cambiado sustancialmente, la gente esta mucho más “tranquila”, esta más interesada en hacer cosas concretas, en aplicar lo aprendido, en crear nuevo tejido social desde la practica, y no tanto en ir corriendo a reaccionar con una protesta por cada nuevo recorte.

Por favor, lleva este debate a tu asamblea y/o entorno y no dudes en dejarnos un comentario si lo crees oportuno. Muchas gracias por leer.

Asamblea Austrias

Publicado el 11 de noviembre de 2013

_______________________________________________________________________

Texto tomado de la web de la Asamblea. La Asamblea Popular del barrio de los Austrias está en twitter y en FB y se reúne los sábados a las 12h en la Plaza de los Carros, en La Latina.

Si quieres dejar tu reacción, comentatio u opinión al texto, puedes hacerlo en los comentarios.
Me encargaré de que le llegue a la Asamblea.